Los retos del nuevo Comandante de la Policía Metropolitana

El coronel Diego Fernando Vásquez Argüello, con 26 años de servicio en la institución, reemplazará al coronel Livio Castillo quien por dos años estuvo en la comandancia de la Policía Metropolitana de Neiva (MENEV). Sus principales retos serán bajar la tasa de homicidios y disminuir la “percepción” de inseguridad en la ciudad, indican expertos.

Lucía Sánchez

Temadeldía@lanación.com.co

El próximo lunes a las 9:00 de la mañana el coronel Diego Fernando Vásquez Argüello, con 26 años de servicio en la Policía Nacional, asumirá como nuevo Comandante de la Policía Metropolitana de Neiva (MENEV).

El recién ascendido a Coronel, quien viene de la subcomandancia de la Policía Metropolitana de Santa Marta, enfrenta grandes retos a su llegada a la comandancia de la MENEV. Disminuir la tasa de homicidios, bajar la “percepción” de inseguridad en la ciudad y reestablecer relaciones con la Administración Municipal, son las principales tareas.

Y es que actualmente, según cifras reveladas por la Policía Metropolitana, en Neiva y los municipios del área se registra un alza del 3% en el número de casos de homicidio, con 76 asesinatos frente a 74 registrados en el mismo período de 2019.

Solo en Neiva, “en relación al homicidio, se registra un aumento de 8 casos, un alza del 14% en el delito, pues mientras en 2019 se habían presentado 59 casos a la fecha, hoy reportamos 67”, reveló el teniente coronel Héctor Ruiz Arias, comandante operativo de la MENEV.

De otro lado, si bien las cifras entregadas por las autoridades indican que el hurto en todas sus modalidades ha registrado una reducción en lo corrido del año, la percepción de la ciudadanía es otra. Pero, además, el constante choque institucional y distanciamiento entre la Policía y la Alcaldía debe dejarse a un lado.

Estos desafíos los planteó el abogado y experto en seguridad ciudadana, Jairo Libreros, al ser consultado por LA NACIÓN. “El nuevo comandante de la Policía Metropolitana de Neiva tiene tres prioridades. La primera, es fortalecer la inteligencia judicial para desmantelar las bandas delincuenciales, es importante tener en cuenta que el trabajo de inteligencia permite no solamente detener y prevenir homicidios, sino judicializar a las personas que están involucradas en delitos como el sicariato”, aseguró.

Libreros señaló, además, que el segundo tema prioritario en el que debe trabajar el coronel Diego Fernando Vásquez Argüello, es en mejorar las relaciones entre los ciudadanos y las unidades policiales. “En los últimos meses se ha generado una distancia entre los colombianos y la Policía Nacional, por ello se necesita fortalecer los lazos de confianza para que los ciudadanos tengan mayor tranquilidad de contar lo que ven en las calles y, de manera particular, para que la Policía actúe y pueda mejorar la seguridad y la convivencia ciudadana”, indicó.

Igualmente, el experto en seguridad ciudadana planteó que el trabajo articulado entre los alcaldes y comandantes de Policía es fundamental para garantizar la seguridad.

“Independientemente de las relaciones buenas, regulares o malas entre el alcalde como primera autoridad de Policía y el correspondiente comandante de la Policía, lo que debe primar es la seguridad de los ciudadanos. Uno esperaría que personas que han alcanzado cargos tan importantes tengan la suficiente madurez para tratar con profesionalismo los retos que les demandan sus cargos”, aseveró.

Apoyo en vigilancia

Jairo Libreros planteó también que, para cumplir estos retos, “es clave disponer de un sistema de videovigilancia que esté acreditado en tema tecnológico con la Policía. Una cosa es tener muchas cámaras en la calle y otra completamente diferente es contar con un sistema interconectado que permita un intercambio en tiempo real de las imágenes de los acontecimientos que se dan en el espacio público”, explicó.

“Que los comerciantes y personas naturales sigan comprando cámaras para mirar las entradas de sus fachadas no se traduce en seguridad, es necesario un trabajo serio con la Policía en un sistema de videovigilancia”, puntualizó.

Respecto a la percepción de inseguridad ciudadana refirió que generalmente la lectura de la seguridad difiere de los temas de percepción porque son dimensiones completamente diferentes. “En muchas ocasiones los ciudadanos nos sentimos inseguros en la calle, porque vemos un atraco, la iluminación del alumbrado público no es la mejor o porque no vemos policías. Cuando eso ocurre, una de las estrategias fundamentales es tener un Comandante de la Policía que se comunique todos los días con los ciudadanos en la calle, mostrándoles lo que hace la institución y haciendo un trabajo coordinado con los fiscales y jueces municipales, de tal manera que la gente vea también que hay capacidad de respuesta, porque si esta no se logra demostrar, la percepción de inseguridad se dispara”.