Sin tener en cuenta sus riquezas culturales y agrícolas, durante años, Algeciras se convirtió en